HISTORIA DE LA JOYA: la joyería contemporánea

Cuando hablamos de joyería contemporánea, hacemos referencia al carácter artístico, de experimentación e innovación que tiene la pieza.

Es un termino que surge sobre los años 60, cuando ciertos artistas como Hermann Jünger (Alemania), Gijs Bakker (Holanda), Friedich Becker (Alemania) o David Watkins y Wendy Ramshaw (Gran Bretaña), deciden alejarse de la producción industrial de la joya para virar hacia un área más abstracta y conceptual, utilizándola como un campo de expresión artística más y buscando provocar una reacción en el espectador. Cuestionan su función y reinventan las técnicas y materiales tradicionales para satisfacer estas inquietudes; como resultado, su obra no atiende a demandas de mercado sino a inquietudes personales.

Voy a mostrar unas piezas de estos artistas para que se vean las diferentes aproximaciones a la joyería contemporánea que planteaban, pero hay que tener en cuenta que este término engloba muchas corrientes. En realidad este post es una introducción para poder contar más adelante lo que en un estudio denominé "la joya etérea", una selección de artistas que considero conectados por la materialidad que dan a sus piezas.


Herman Jünger, Collar (1957) en oro, esmeraldas, zafiros, rubíes, piedra luna y esmaltes. Si bien en esta pieza se utilizan materiales preciosos, la joyería contemporánea supuso el uso de cualquier material sin importar su valor económico, sólo el artístico. Una democratización de la joyería en cierto sentido.


Wendy Ramshaw sacará una colección de joyas en papel y dirá: “cualquier material es válido siempre que se use con un buen criterio. Por ejemplo, si se trabaja con papel, es importante ser consciente de que por su naturaleza se deteriorará y por lo tanto es de usar y tirar” (PULLÉE, CAROLINE: 20th century jewelery)


Colección Something Special de Wendy Ramshaw




El movimiento pop art de los 60’s influirá en una joya anti-funcional y efímera.En este marco, Gijs Bakker utilizará materiales alternativos, propios del mundo industrializado como el aluminio, gomas derivadas del petróleo... y los transformará en una joyería muy innovadora y que busca la reacción del público.

Collar-armadura en aluminio y brazalete de la colección Shadow Jewelery, de Gijs Bakker, que deja su imprenta en el cuerpo



Se llevará la joyería hasta el límite de su campo, como hizo Wendy Ramshaw con sus anillos que funcionaban también como esculturas al colocarse en unas peanas.

Set de anillos en oro con gemas sobre peanas de resina de Wendy Ramshaw


O la usarán como un medio para investigar otras corrientes, como hará Friedich Becker con su joyería cinética.

Pieza de en oro y rubí de la serie Variables de Friedich Becker, 1962.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.