Un anillo para sumergirse

Un anillo para sumergirse en pensamientos

Me pidieron hacer este anillo para celebrar la manera de pensar de una persona muy querida para ella.

Unos días después de charlar sobre cómo la veía y sobre lo que podría contar le escribía:  “Pienso en sumergirse en un estanque, en un libro, dejarse mecer por esa lectura y los pensamientos. Y es turbio, porque no es un agua cristalina. Es un ópalo blanquecino con destellos iridiscentes que te sorprenden”

Y así comenzó este anillo para sumergirse, un anillo que habla sobre la complejidad de los pensamientos, de cómo puedes dejar que surjan ideas y trabajar con ellas.

Dejarse atrapar por la profundidad del ópalo y ver cómo afloran las ideas.

Lleva un ópalo oval precioso, que cambia de color según cómo incide la luz sobre él. A veces blanco y calmado, otras con iridiscencias loquísimas amarillas o rosas. 

Siempre he asociado los ópalos -con esa turbiedad y apariencia cambiante- a estanques: agua en calma que refleja la realidad de una manera muy especial -e  invertida- al mismo tiempo que te deja entrever sus profundidades, provocando un juego de ilusiones, manchas de color y destellos de luz

Con este anillo le entregaban un estanque particular para adentrarse en sus profundidades y dejar vagar la mente, mientras que los pensamientos empiezan a aflorar, aún sin forma definida, irreales.

Y trabajar con ellos hasta materializarlos en una conclusión. Igual que las pepitas de oro que rodean al ópalo van integrándose en una masa más sólida: el aro del anillo. 

Un anillo para sumergirse. Joya a medida de MIGAYO
Un anillo para sumergirse. Joya a medida de MIGAYO
Un anillo para sumergirse. Joya a medida de MIGAYO

Puedes ver todo el proceso de creación de este anillo para sumergirse en la historia destacada ‘el estanque’ de mi perfil de Instagram @migayodesign