Historias reales: Alianza de boda a partir de oro fundido

Una joya para toda mi vida, mi alianza. Celia fundió piezas de oro de mi madre, la madre de mi futuro marido, suyo y mío, y así consiguió una pepita. Un material de partida de personas importantes en mi vida. Es una joya a medida, única, pero con esta idea Celia la hizo muy especial para mí. Es sencilla, bonita y muy simbólica, sobretodo en el grabado. Siempre sonrío al mirarla. ¡Muchísimas gracias!

PD: Diseñó también mis diminutos pendientes y el anillo de pedida, oro y brillantes. Maravillas.”

MARÍA CAPDEVILA

Una segunda vida para el oro heredado con MIGAYO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.